Desaparecidos en Tamaulipas…
Desaparecidos en Tamaulipas…

Desaparecidos en Tamaulipas…

 

¡Una historia común pero siempre desgarradora!

 

No por conocida es menos desgarradora es esta historia que se repite una y otra vez, ante la indiferencia de las autoridades y de la misma Presidencia de la República.

Una familia que radica en los Estados Unidos viene a pasar las fiestas de fin de año y al regresar simplemente desaparece.

Y el Triángulo de las Bermudas, donde todo desaparece en nuestro país, es Tamaulipas.

Ahí puede pasar de todo y nadie hace nada… Ni los priistas antes ni los panistas ahora.

La familia Vargas Riveros, que radicaba en Houston, Texas, llegaron hasta Hidalgo para visitar a la familia pasar Navidad y Fin de Año.

A principio de este 2017 emprendieron por tierra el camino de regreso.

Todo iba bien hasta que cruzaron por Tamaulipas y desde el 5 de enero, no hay más contacto con ellos.

Son tres los integrantes de la familia: Juan Daniel Vargas Mendoza de 52 años; María del Refugio Riveros Calderón, de 51 años, y Daniel Alonso Vargas Riveros, de apenas 18 años.

Han transcurrido 6 meses y nada.

Se acudieron a las autoridades correspondientes, las de Tamaulipas y se hicieron las carpetas de investigación correspondientes, pero no sucede nada. No se investiga nada.

Es tan común que la gente desaparezca que ya no importa a nadie.

Por desgracia, Tamaulipas es tierra de nadie.

La familia de Hidalgo, desesperada mandó una carta a Los Pinos y muy amables desde la Presidencia respondieron con un comunicado, señalando que habían recibido la misiva, que estaban enterados, pero nada más.

Simple cortesía burocrática.

En este país nadie mueve un dedo para localizar a nadie, nadie hace nada… A menos que sean muy importantes o se mueva mucho dinero de por medio.

Y una familia de migrantes de Hidalgo desaparecida en Tamaulipas, es sólo una más.

Son cientos de miles de desaparecidos en el país.

Son sólo una cifra para las estadísticas.

Una molesta numeralia de las autoridades, estatales y federales, a la que responde con discursos, con demagogia.

Qué más se puede hacer en un país en donde se ha rebasado la capacidad de asombro.

Un Estado en donde los levantones y desapariciones son el pan nuestro de cada día.

La denuncia pública es una esperanza, una voz que no podrán callar las autoridades.

No al menos a través de esta, nuestra red social que está para denunciar la inactividad, la pasividad y la hasta el contubernio de las autoridades que debieran cuidar de la seguridad de sus ciudadanos.

Hay que insistir, una familia desaparecida, un solo mexicano levantado merece la atención de las autoridades y de la misma Presidencia de la República, del mismo Enrique Peña Nieto, que al final de cuentas para eso le pagamos.

 

FUENTE Y FOTO TOMADA DE EL NÚMERO UNO VERANEWS

POR Abel Magaña C.

Related posts