EL ORO, CON UN DESEMPEÑO MEJOR QUE LAS ACCIONES EN WALL STREET
EL ORO, CON UN DESEMPEÑO MEJOR QUE LAS ACCIONES EN WALL STREET

EL ORO, CON UN DESEMPEÑO MEJOR QUE LAS ACCIONES EN WALL STREET

El metal ha subido 12% en lo que va de 2017, frente a un alza de 9% del S&P 500, lo cual envía señales mixtas acerca de la confianza de los inversores.

MATT EGAN
NUEVA YORK (CNNMoney) –

Emociones contradictorias de miedo y avaricia en Wall Street se están confrontando ante a nuestros ojos.

La codicia obviamente está viva y coleando. La confianza en la economía estadounidense ha impulsado al S&P 500 a un impresionante aumento de 9% este año.

Pero el oro, que es considerado como un lugar seguro en tiempos de miedo, se está desempeñando aun mejor. El metal precioso se ha disparado 12% este año a casi 1,300 dólares la onza, colocándolo en vías de su mejor desempeño desde 2010.

ENTONCES, ¿QUÉ SUCEDE?

Lo creas o no, no es tan raro que el oro y las acciones se desempeñen bien al mismo tiempo.

El año pasado, el oro subió 8.6%, casi alcanzando la ganancia del S&P 500 del 9.5%.

“Es un poco sorprendente, pero no es tan inusual”, dijo Ed Yardeni, presidente de la consultora de inversiones Yardeni Research.

Y, en algunos aspectos, tiene sentido debido a las emociones mixtas mostradas últimamente por el Fear & Greed Index de CNNMoney, que mide el sentimiento del mercado. El miedo y la avaricia están parpadeando en “miedo extremo”, pero hace apenas un mes estaban cómodamente asentadas en “codicia extrema”.

Un factor probable para el alza del oro: inversores que se han visto obligados a perseguir el mercado de valores en alza y que están tratando de cubrir sus apuestas en caso de que algo salga mal.

“Muchas personas están preocupadas por las valoraciones del mercado bursátil, pero no quieren perderse el rally”, dijo Axel Merck, fundador de Merck Investments.

¿Qué puede salir mal? Últimamente, los inversionistas se han enfocado más en los riesgos geopolíticos como el conflicto nuclear con Corea del Norte, la agitación en Washington y la fecha límite para elevar el techo de la deuda de Estados Unidos. El impredecible estilo de gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, también está manteniendo a los inversionistas en ascuas, por decir lo menos.

“La cuenta de Twitter de Trump todavía genera nerviosismo en el mercado”, escribió Lindsey Bell, estratega de inversión de CFRA Research, en un informe el jueves.

Al observar el futuro de las batallas en Washington este otoño, Bell dijo que el oro es una “manera inteligente y defensiva” para que los inversores diversifiquen su cartera “antes de un entorno cada vez más incierto a corto plazo”.

Russ Koesterich, gerente de cartera del equipo de asignación global de BlackRock, concuerda en que el oro se está beneficiando de la creciente incertidumbre sobre la política económica de Estados Unidos. Dijo que el oro podría caer si Washington logra organizarse; pero él no apuesta a que eso suceda.

“Preferiría apostar en propiedades diversificadas en oro en lugar de a la estabilidad política”, escribió Koesterich en un informe.

Ray Dalio, el voluble fundador del mayor fondo de cobertura del mundo, advirtió que los inversores deberían tener entre 5% y 10% de sus activos en oro debido a los riesgos de inestabilidad política. El fundador de Bridgewater Associates dijo recientemente en LinkedIn que “los riesgos están aumentando” y que los inversores necesitan coberturas en caso de que “las cosas vayan mal”.

El oro y las grandes acciones estadounidenses también han tenido un impulso común: la caída del dólar estadounidense. Un dólar más barato hace que sea más fácil para las multinacionales vender sus bienes en el extranjero. Y las monedas más débiles a menudo animan a la gente a comprar oro como cobertura contra la inflación.

 

Sin embargo, algunos dicen que el alza del oro de este año pone en duda su papel como un refugio seguro durante épocas de nerviosismo.

Andrés García-Amaya, estratega de mercado global de Zoe Financial, ha pasado docenas de horas estudiando qué hace subir al el oro… y ha quedado tan confundido como siempre. Su investigación encontró que a menudo no existe razón alguna de por qué el oro sube o baja.

“Es una de las clases de activos más poco fiables e inconsistentes que he visto durante mi tiempo en Wall Street. Es un enigma”, dijo García-Amaya.

El oro también se disparó casi 30% en 2010, un año en que el mercado estadounidense subió un saludable 13%. Tanto el oro como el S&P 500 subieron 23% en 2009 también.

Related posts