Los Trump piden al Guggenheim un Van Gogh; les dicen que no, y les ofrecen un baño de oro que han usado 100 mil personas
Los Trump piden al Guggenheim un Van Gogh; les dicen que no, y les ofrecen un baño de oro que han usado 100 mil personas

Los Trump piden al Guggenheim un Van Gogh; les dicen que no, y les ofrecen un baño de oro que han usado 100 mil personas

La Primera Dama estadounidense Melania Trump quería decorar una de sus habitaciones privadas con el Paisaje con nieve de Vincent Van Gogh. Pero el museo en el que se expone la obra del holandés se ha negado y les ha ofrecido a la primera dama y al Presidente estadounidense una alternativa “especial”: América, un retrete de oro de 18 kilates que se interpreta como una sátira sobre el exceso de riquezas de EU.

ADEMÁS

Madrid/Ciudad de México, 26 de enero (ElDiario.es/SinEmbargo).– El arte siempre ha estado ligado a los inquilinos de la Casa Blanca, que pueden pedir prestadas obras de arte para decorar el Despacho Oval. Los Trump optaron por un Van Gogh, pero el Museo Guggenheim de Nueva York se ha negado a mandarles la obra y les ofrece una alternativa: un retrete de oro de 18 kilates que más de cien mil personas han utilizado para “comulgar con el arte y la naturaleza”.

La primera dama Jacqueline Kennedy se rodeó de los mejores decoradores, entre ellos el francés Stéphane Boudin, para redecorar de arriba abajo la residencia presidencial. Los Kennedy recibieron grandes donaciones de arte -entre ellas una obra del romántico Eugène Delacroix- para completar el nuevo diseño de la que sería su casa hasta el asesinato de JKF. George W. Bush, aficionado a retratar a grandes mandatarios mundiales, confesó que era un gran admirador del español Joaquín Sorolla, y los Obama se rodearon de los grandes nombres del arte abstracto, como Mark Rothko y Jasper Johns.

Siguiendo esta línea, la primera dama estadounidense Melania Trump quería decorar una de sus habitaciones privadas con el Paisaje con nieve de Vincent Van Gogh. Pero el museo en el que se expone la obra del holandés se ha negado y les ha ofrecido a la primera dama y al Presidente estadounidense una alternativa “especial”: América, un retrete de oro de 18 kilates que se interpreta como una sátira sobre el exceso de riquezas de EU.

“Sentimos no poder responder a la petición original”, asegura la comisaria del Museo Guggenheim de Nueva York, Nancy Spector, en su respuesta a la petición de la Casa Blanca. En la carta, a la que ha tenido acceso el diario estadounidense The Washington Post, la comisaria ofrece el retrete del artista italiano Maurizio Cattelan. Una obra que durante un año se exhibió en un baño del quinto piso del museo para el uso de los visitantes, y que el artista ha decidido prestar “a largo plazo”a los Trump.

“Es, por supuesto, extremadamente valioso y algo frágil, pero ofrecemos todas las instrucciones para su instalación y su cuidado”, asegura el museo en su correo a la Casa Blanca sobre el váter que costó más de un millón de dólares y que, ahora que ha terminado la exposición, puede servirle al presidente.

Aunque el Presidente Trump muestra cierta debilidad por los accesorios dorados, que coloca en sus residencias, en sus propiedades e incluso en su avión privado, desde la Casa Blanca todavía no se han pronunciado sobre el regalo del Guggenheim.

“Más de cien mil personas han esperado pacientemente en fila para tener la oportunidad de comulgar con el arte y con la naturaleza”, escribió la comisaria en un blog dedicado al museo sobre el icónico váter del artista italiano. Un váter que limpiaban cada quince minutos con toallitas especiales para el oro y que estaba custodiado por un guardia de seguridad.

El artista italiano, de 57 años, no ha querido pronunciarse sobre su “préstamo a largo plazo” y ha apuntado que “es un tema muy delicado”. Preguntado sobre por qué ha optado por ofrecerles su retrete de oro a los Trump, Cattelan ha señalado que “todo parece absurdo hasta que morimos y todo adquiere sentido”.

 

FUENTE Y FOTO TOMADA DE SIN EMBARGO

POR REDACCIÓN / SIN EMBARGO

Related posts