Moody’s mejora calificación de México, y dice que no afectará quién gane la elección de julio
Moody’s mejora calificación de México, y dice que no afectará quién gane la elección de julio

Moody’s mejora calificación de México, y dice que no afectará quién gane la elección de julio

“Aunque las elecciones del 1 de julio están generando incertidumbre política y algunas duda sobre la dirección de la política durante el próximo período de seis años de Presidencia, Moody’s ve una probabilidad baja de que la próxima administración cambie bruscamente la dirección política”, expuso la agencia calificadora internacional de deuda.

México, 12 de abril (EFE).- Moody’s mejoró la perspectiva de la deuda soberana de México de negativa a estable, valoró positivamente el avance en las negociaciones del TLCAN y consideró que, gane quien gane las presidenciales del 1 de julio, no se darán grandes cambios en la política económica, informó hoy la agencia calificadora.

“Aunque las elecciones del 1 de julio están generando incertidumbre política y algunas duda sobre la dirección de la política durante el próximo período de seis años de Presidencia, Moody’s ve una probabilidad baja de que la próxima administración cambie bruscamente la dirección política”, expuso en un boletín oficial.

Asimismo, dijo que sea cual sea el candidato que gane las presidenciales, le será difícil “modificar la dirección de la política o invertir las reformas ya implementadas”, porque el marco institucional del país es robusto.

Moody’s mejoró el panorama crediticio de México de negativo a estable, ubicando el país en la calificación A3.

El cambio en las perspectivas fue impulsado por varios factores, además del presidencial.

La firma consideró que los riesgos para el crecimiento derivados de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) están retrocediendo porque hay un “sólido” aunque “desafiante” proceso.

Además, las reformas estructurales adoptadas en 2013, como la energética o la de telecomunicaciones, contribuyen a unos “resultados fiscales favorables” y a un menor endeudamiento público.

La deuda gubernamental disminuyó a 35.5 por ciento del producto interno bruto (PIB) en 2017, desde el 37.1 por ciento de 2016.

Gracias a la resistencia de la economía, Moody’s pronosticó que México crecerá entre 2  y 2.5 por ciento entre 2018 y 2019.

“Las finanzas públicas favorables, incluido un déficit decreciente y la disminución de las tasas de deuda del gobierno, apoya la fortaleza fiscal de México y su perfil de crédito, al igual que su economía grande y diversificada”, destacó la agencia.

Moody’s dijo que la clasificación podría moverse al alza si se continúan implementando las reformas estructurales, especialmente la energética.

A la baja, consideró giros políticos que pudieran deshacer dichas reformas, sumados a una mayor laxitud fiscal.

Por EFE

 

FUENTE Y FOTO TOMADA DE SIN EMBARGO

POR REDACCIÓN / SIN EMBARGO

About The Author

Related posts