Una dieta mediterránea ayudaría a reducir el riesgo de depresión
Una dieta mediterránea ayudaría a reducir el riesgo de depresión

Una dieta mediterránea ayudaría a reducir el riesgo de depresión

Dile adiós a la comida chatarra y come esto en su lugar

CIUDAD DE MÉXICO.

La dieta mediterránea podría ayudar a una persona a reducir su riesgo de depresión, según ha informado un nuevo estudio. Pero eso, lamentablemente, no significa comer mucha pizza. Al contrario, la investigación encontró que la comida chatarra aumenta el riesgo.

la autora principal del estudio, la Dra. Camille Lassale, de University College London (UCL), comentó:

“Existe evidencia convincente que demuestra la relación entre la calidad de la dieta y la salud mental. Esta relación va más allá del efecto de la dieta sobre el tamaño del cuerpo u otros aspectos de la salud que a su vez pueden afectar el estado de ánimo”.

Una revisión de estudios que involucró a 32,908 adultos de Francia, Australia, España, Estados Unidos y el Reino Unido descubrió que las personas que seguían una dieta mediterránea tradicional tenían un riesgo 33% menor de desarrollar depresión que las personas que comían alimentos procesados.

“Hemos agregado los resultados de una gran cantidad de estudios y hay un patrón claro de que seguir una dieta antiinflamatoria saludable y rica en plantas puede ayudar a prevenir la depresión”, dijo Lassale.

Por otro lado, las personas con dietas altas en grasas saturadas, azúcar y alimentos procesados tenían un mayor riesgo de una salud mental deficiente que aquellos que comían dietas ricas en plantas.

 

¿EN QUÉ CONSISTE LA DIETA MEDITERRÁNEA?

La dieta es rica en fruta, vegetales, nueces, alimentos a base de plantas y pescado. Según el Consejo Alimentario de EU, las personas que siguen una dieta mediterránea tenderán a tener aceite de oliva en su dieta, una ingesta moderada de aves de corral y un bajo consumo de productos lácteos como el yogur y el queso.

Esto se alinea con la Guía Eatwell de Salud Pública de Inglaterra, que recomienda comer al menos cinco porciones de frutas y verduras al día, y dos porciones de pescado por semana (una de las cuales debe ser grasosa). También aconseja a las personas comer menos carne roja y procesada, y elegir opciones de lácteos con menos grasa y con menos azúcar.

Sin embargo, está la cuestión del costo a considerar. Un informe reciente reveló que hay aproximadamente 3,7 millones de niños en el Reino Unido que provienen de familias que no pueden pagar una dieta saludable que cumpla con las pautas de nutrición del gobierno.

 

¿CUÁL ES EL CONSEJO?

Los autores dijeron que evitar la comida chatarra y favorecer los alimentos ricos en fibra vegetal, vitaminas, minerales y polifenoles, como frutas, verduras, legumbres, pescado, aceite de oliva y nueces, puede reducir el riesgo de trastornos depresivos.

“Una dieta proinflamatoria puede inducir inflamación sistémica, y esto puede aumentar directamente el riesgo de depresión”, explicó la doctora.

“También hay evidencia emergente que muestra que la relación entre el intestino y el cerebro juega un papel clave en la salud mental y que este eje está modulado por bacterias gastrointestinales, que pueden ser modificadas por nuestra dieta”.

La coautora Tasnime Akbaraly agregó:

“Al mostrar que la adherencia a los patrones dietéticos saludables se asocia con un menor riesgo de trastornos depresivos, contribuimos al creciente cuerpo de evidencia sobre la importancia de nuestras dietas diarias para nuestra salud mental y cerebral”.

Akbaraly dijo que los hallazgos respaldan la necesidad de que los médicos brinden consejos dietéticos de rutina a las personas.

“Esto es importante a nivel de paciente, pero también a nivel de salud pública”, dijo, “especialmente en un contexto donde ahora se reconoce que la mala alimentación es la principal causa de muerte temprana en países de ingresos medios y altos y los mismos trastornos mentales como la principal causa de discapacidad”.

“Existe una fuerte conexión entre lo que comemos y cómo nos sentimos, con niveles de azúcar en la sangre que afectan nuestro estado de ánimo y energía”, Stephen Buckley, Mind

Stephen Buckley, jefe de información de Mind, organización benéfica para la salud mental, dijo a HuffPost UK:

“Se acepta ampliamente que existe una fuerte conexión entre lo que comemos y lo que sentimos, con niveles de azúcar en la sangre que afectan nuestro estado de ánimo y energía. Esta investigación vincula las dietas ricas en frutas, verduras, nueces y pescado a los síntomas disminuidos de la depresión, mientras que otros estudios han sugerido previamente que los niveles bajos de ciertas vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales pueden afectar negativamente nuestra salud mental”.

Él aconseja tratar de comer muchos alimentos ricos en proteínas, mantener los horarios de comida regulares y reducir los productos que alteran el estado de ánimo, como el azúcar, la cafeína y el alcohol. Añadió que la actividad física regular es igualmente importante.

“Si experimenta depresión o ansiedad, puede ser difícil concentrarse en su salud, o puede recurrir a estrategias de afrontamiento inútiles, como las drogas o el alcohol”, continuó. “Si este es el caso, podría beneficiarse de otras formas de tratamiento, como medicamentos o terapias de conversación. Si le preocupa su salud mental, hable con su médico de cabecera o un amigo de confianza”.

 

dre

 

FUENTE Y FOTO TOMADA DE EXCELSIOR

POR HUFFPOST MÉXICO

Related posts